Centros de pruebas en todo el mundo

El modelo de Rösler se distingue especialmente por su enfoque integral. Los distintos sistemas y procesos se ajustan tanto a las necesidades de tratamiento individuales, como a su correcta integración en los procesos de fabricación existentes. Muchas de las sucursales del Grupo Rösler cuentan con un centro de pruebas propio, dotado con las últimas tecnologías. En un primer paso, se determina el proceso de acabado superficial más adecuado – acabado en masa, granallado o chorreado – y qué maquinaria se va a emplear. A continuación, se realiza un primer tratamiento de muestra con las piezas del cliente para obtener los datos de un resultado de acabado satisfactorio.


Desarrollo y optimización de procesos 

Empezando por el tratamiento de prueba, siguiendo por el desarrollo del proceso adecuado y terminando con una implantación técnica industrial, junto a un competente servicio postventa, nuestros clientes reciben soluciones completamente integrales.

En nuestros centros de pruebas, de amplias dimensiones, podemos recrear de forma realista todos los procesos de acabado en masa, chorreado o granallado. Las tecnologías de medición más modernas - físicas y químicas - apoyan nuestros desarrollos y optimización de procesos. Diariamente, más de 190 ingenieros y técnicos trabajan en nuestros departamentos de diseño y desarrollo en soluciones de sistemas totalmente personalizadas.


Desarrollo y optimización de productos

La excepcional diversidad de productos de Rösler, los centros de pruebas existentes en todo el mundo, así como nuestro laboratorio del centro productivo situado en la ciudad alemana de Untermerzbach, con su magnífico equipamiento, aseguran las condiciones necesarias para facilitar desarrollos y optimizaciones de productos realmente rentables e innovadores en el campo del acabado en masa, chorreado o granallado.

Desarrollamos y fabricamos todos los componentes empezando por los compuestos, pasando por las máquinas, los motores de vibración y terminando por los sistemas filtrantes o las centrífugas para el tratamiento del agua del proceso, además de otros elementos complementarios, como sistemas de secado y revestimiento. Este alto nivel de fabricación es único en nuestro sector.


Control de la tensión residual de compresión 

Los requerimientos que deben cumplir los procesos de chorreado o granallado son cada vez más amplios, especialmente en un sector del granallado denominado "shot peening". Principalmente se trata de crear tensiones residuales de compresión dentro del material con el fin de mejorar la vida útil de los componentes, aumentar la estabilidad del componente o mejorar las características de la carga.

Gracias a la difractrometría por rayos X, Rösler ofrece un sistema de medición especial para analizar las tensiones mecánicas en superficies metálicas cristalinas. Esto permite verificar los procesos de chorreado de forma rápida y reducir los tiempos de desarrollo.

Rösler también ofrece el análisis mediante el difractrómetro de rayos X como un servicio independiente.