Tecnología de reciclado de agua para numerosas aplicaciones

Rösler ofrece Sistemas para el tratamiento de aguas más allá del acabado en masa

Centrífuga semi automática Z 800
Centrífuga semi automática para el reciclado de aguas Z 800
Centrifuga automática Z 1000
Centrifuga automática de reciclado de agua Z 1000

Los procesos  de acabado en masa producen una gran cantidad de  aguas residuales. La limpieza de estas aguas plantea todo un reto tecnológico. Con los sistemas de filtración a fuerza centrífuga, Rösler ofrece soluciones  eficaces y económicas:  cada año se suministran  alrededor de 100 sistemas automáticos de  separación de lodos y 250 sistemas semiautomáticos para las aplicaciones de acabado en masa. No obstante, esta tecnología puede ser utilizada en aplicaciones tales como la deshidratación de sedimentos en las cabinas de pintura, el tratamiento de agua residual generada durante la operación de encolado en industrias  de la madera, reciclado del agua procedente de operaciones de afinado de vidrio así como la limpieza de líquido con partículas de carburo de silicio (SiC) que se genera en la producción de semi-conductores y placas de contacto. Una razón para el exitoso uso de las centrífugas de reciclado Rösler en estas aplicaciones,  es el alto rendimiento (hasta 6000 lt/hora en sistemas automáticos).  Lo más importante no son solo los requisitos de limpieza de las diferentes aplicaciones, sino las limitaciones físicas en relación al tamaño y peso de las partículas.

El diseño de las centrífugas Rösler pone gran énfasis en su fácil mantenimiento y  accesibilidad al tambor rotativo de motor indirecto. El tambor estándar se suministra en aluminio, sin embargo  para aplicaciones especiales como la separación de partículas de vidrio o carburo de silicio, se fabrica en  acero inoxidable.  Esto previene reacciones químicas y la corrosión del tambor. El tambor tiene una capacidad de hasta 30 kg de lodo con la ventaja de grandes intervalos de tiempo entre los ciclos de retirada de lodos.

En relación al rascado del lodo, los sistemas Rösler ofrecen otra ventaja:  en los sistemas de otros fabricantes, el rascador de lodo rota constantemente con el tambor, y su desplazamiento hacia a la pared del tambor durante el ciclo de rascado se debe realizar mediante un motorreductor. En cambio, en los Sistemas Rösler el rascador es completamente independiente del tambor. Va montado en una guía-raíl lineal y se mueve neumáticamente hacia las paredes del tambor durante  el ciclo de rascado. Este diseño reduce extremadamente la carga en  los cojinetes del tambor e incrementa la vida de los mismos.

Tras el ciclo de rascado se realiza un proceso de enjuague para la eliminación del lodo residual. Esto previene el desequilibrado en la rotación del tambor durante los siguientes ciclos de limpieza. Todas las máquinas de reciclado de agua producidas por Rösler están equipadas con sistemas electrónicos de control de los cojinetes del sistema rotativo para prevenir un desgaste prematuro y/o desequilibrados.

Frecuentemente, al efecto mecánico de separación de lodos por fuerza centrífuga, se añade un sistema físico-químico con floculantes específicos para facilitar la separación de las partículas muy finas de las aguas residuales.

La central de Rösler  en Alemania está certificada como compañía de reciclaje y está autorizada para retirar los lodos de las centrífugas de reciclado.