El acabado Drag produce mejores resultados a menor coste

Sistema de acabado Drag
Varios componentes de engranajes de los helicópteros con diferentes formas y tamaños previamente tratados manualmente o por robots, reciben un excelente acabado superficial.
Sistema de acabado Drag
El Sistema de acabado Drag de Rösler permite un acabado superficial de precisión en componentes delicados evitando que éstos tengan contacto entre sí durante el tratamiento.

Un renombrado fabricante de transmisiones de helicóptero estaba buscando un proceso de acabado de superficie más económico y eficiente para los componentes de engranajes de diferentes tamaños. El sistema de acabado Drag de Rösler le dió la solución.

Los componentes de los engranajes son principalmente cambios de piñón y transmisión por engranajes con asientos de rodamiento pre-mecanizados. Las diferentes formas y tamaños de las piezas, representaban un desafío importante que hasta la fecha sólo podía ser satisfecho mediante costosos y lentos esmerilados manuales. Después de una intensa búsqueda de la solución más técnica y económica, el cliente decidió adquirir un sistema personalizado de acabado Drag diseñado por Rösler. Este sistema permite el esmerilado y alisado de componentes de engranajes fabricados con acero especial, dentro de un rango de tamaño de 60 a 600 mm de diámetro (2.4 – 24”) y con pesos de hasta 30 kg (66 libras). Por supuesto, el equipo Rösler está completamente en conformidad con las estrictas normas técnicas aeroespaciales.


Todo acerca de las superficies lisas
El multifuncional sistema de acabado compacto Drag, consiste en una unidad de proceso de rotación (carrusel) con cuatro estaciones de trabajo ajustables y una cuba de trabajo que contiene los abrasivos de esmerilado. Las piezas de trabajo están montadas en las estaciones de trabajo mediante fijaciones especiales de rápida conexión. La velocidad de rotación, la dirección de rotación del carrusel y de las cuatro estaciones de trabajo, así como la profundidad de inmersión de las piezas dentro de la cuba del abrasivo, se pueden ajustar individualmente. Los parámetros y los tiempos del proceso, se almacenan como programas individuales en el controlador del sistema PLC.
Ésta infinita flexibilidad en combinación con el abrasivo cerámico y los  abrasivos de pulido, especialmente desarrollados para las aplicaciones de acabado Drag, aseguran que el proceso de acabado se puede adaptar a las diferentes formas y tamaños de las piezas de trabajo. Los diferentes componentes de engranajes reciben un consistente y homogéneo acabado superficial, incluso en ranuras difíciles de alcanzar. La rugosidad superficial requerida de aproximadamente Ra = 0.06 µm es fácil de alcanzar, con las pre-lecturas de acabado de las piezas primas que generalmente ascienden aproximadamente Ra = 0.20 µm.
Otra de las características de los acabados Drag Rösler es que, dependiendo del diámetro de las piezas, pueden procesarse hasta 4 piezas de trabajo en un ciclo. En el caso de componentes más grandes con diámetros de aproximadamente 600 mm el diámetro de la cuba de trabajo de 1.300 mm todavía permite el procesamiento paralelo de dos componentes.


Como proveedor integral, Rösler GmbH es  líder internacional en la producción de acabado de superficies, máquinas de granallado, sistemas de pintura y líneas de conservación, así como el proceso tecnológico para el acabado de superficie (desbardado, descalcificado, desarenado, pulido, esmerilado…) de metales y otros componentes. Además de las plantas de Alemania en Untermerzbach y Bad Staffelstein, el Grupo Rösler tiene filial en Gran Bretaña, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica, Austria, Suiza, España, Rumanía, Rusia, China, India, Brasil, Sud África y USA.