Centrífugas Rösler para la limpieza eficiente de los líquidos industriales

Z800 centrífuga
Para el uso de la centrífuga en máquinas en diferentes lugares, hay disponible una versión con un marco base móvil para transportarla hacia el lugar necesario
Z 1000 (standard) con descarga automática
Z 1000 (standard) con descarga automática de lodos

Ahorro de costes y protección del medio ambiente

Los refrigerantes, el lodo de las cabinas de pintura, el agua de proceso de las operaciones industriales de limpieza superficial, o el agua de proceso del tratamiento de vidrio y materiales cerámicos - estas son solo unas pocas áreas donde la limpieza / eliminación de líquidos residuales industriales es cada vez más un factor de coste significativo. Existen numerosas tecnologías en el mercado para la limpieza de tales líquidos. Pero la tecnología de filtración a fuerza centrífuga de Rösler destaca por sus muchas características técnicas, su rentabilidad y su funcionamiento ecológico.

Dondequiera que se utilizan, los sistemas de filtro convencionales para la limpieza de líquidos industriales son generalmente muy costosos. Requieren el remplazo regular del medio de filtración y la reposición de los compuestos químicos, y, por supuesto, la eliminación de los líquidos gastados puede ser bastante costosa. Por otra parte, requieren un alto grado de operación manual. Una alternativa eficaz y económica es la tecnología de filtrado mecánico que elimina los sólidos de los líquidos industriales mediante  fuerza centrífuga. Rösler ofrece una gama de centrífugas con extracción de lodos manual o completamente automáticas. Las centrífugas Rösler se distinguen por su alto rendimiento, diseño resistente y fácil mantenimiento. Por ejemplo, una característica clave de las centrífugas Rösler es la unidad indirecta del tambor rotativo.

Centrifugadoras semiautomáticas con separación a  2 y 3 fases.
Con una velocidad del tambor de hasta 3000 RPM las centrífugas semi - automáticas ofrecen un rendimiento excelente de separación. Esta alta velocidad de rotación genera una fuerza centrífuga que es lo suficientemente fuerte como para separar partículas sólidas de peso muy pequeño y ligero del líquido y depositarlas en la pared del tambor en forma de lodo. Con un contenido de agua residual  tan bajo como 20 %, el lodo es estable y se puede quitar fácilmente de la cesta de recogida situada en el tambor giratorio. Con una capacidad de 22 kg de la cesta permite tiempos de operación más largos. Actualmente están en desarrollo unos  sistemas más pequeños para aplicaciones que requieren una menor capacidad. Además de la separación de los sólidos de la fase líquida las centrifugadoras de 3  fases también permiten la separación de líquidos con diferentes densidades, por ejemplo, la eliminación del aceite no deseado en líquidos refrigerantes. El líquido de proceso contaminado con partículas de aceite y sólidos se introduce en la centrífuga a una velocidad de flujo constante. Debido a las diferentes densidades de las tres "fases" (sólido/líquido1/líquido2) los sólidos y los dos líquidos se separan el uno del otro. Para la eliminación de los dos líquidos separados del tambor giratorio, se utilizan dos tubos colectores que los recogen y  transportan a sus destinos especificados.
El diseño compacto "plug- and-play" de la unidad completa, incluyendo centrifugadora, panel de control, agua de proceso y el depósito de agua limpia, minimiza los requisitos de espacio y permite una rápida instalación in situ. Éstas máquinas se pueden utilizar en diferentes lugares, gracias a la disponibilidad de un marco de base móvil que permite su transporte hacia la zona requerida.

Alto rendimiento de funcionamiento
Dependiendo de los requisitos de pureza indicados y los límites de tamaño de las partículas y el peso, los sistemas centrífugos automáticos Z 1000 de Rösler ofrecen una capacidad de hasta 100 litros / min. Son la solución ideal para aplicaciones con grandes volúmenes de líquido de proceso. La aceleración extremadamente alta en el tambor rotatorio de hasta 2000 g separa fácilmente partículas sólidas con un tamaño de 2 μ o más del líquido. Por ejemplo, la eliminación de tales partículas sólidas pequeñas de líquidos refrigerantes, asegura una vida más larga del líquido de proceso antes de que deba ser sustituido, y reduce el riesgo de contaminación bacteriana. En aplicaciones industriales de lavado con especificaciones de limpieza muy estrictas, el pre-tratamiento del líquido de proceso de la centrífuga aumenta significativamente la vida de los elementos de filtro de malla fina. Los líquidos limpios se pueden volver a utilizar en el sistema o desecharse como material de desecho.
Para la descarga automática de los lodos del tambor giratorio con una capacidad de hasta 30 kg, Rösler ofrece una solución técnica innovadora: Mientras que en las centrífugas convencionales el rascador es impulsado por un motor de engranaje y está en rotación continua en el tambor rotatorio, en las centrifugas Z 1.000 de Rösler está parado. Al comienzo del ciclo de rascado, un cilindro neumático simplemente empuja el rascador  hacia su posición en la pared interior del tambor. Este diseño inteligente no impone ninguna carga sobre los cojinetes del tambor, por lo tanto, contribuye a una vida significativamente más larga. El propio rascador está hecho de acero altamente resistente al desgaste. Al completar el ciclo de rascado, el interior del tambor se enjuaga para eliminar cualquier lodo residual. Esto ayuda a evitar  desequilibrios del tambor que podría causar fallos en los rodamientos. Todas las centrífugas Rösler están equipadas con un sistema de monitoreo de desequilibrio.

Versiones de acero inoxidable para el tratamiento de líquidos corrosivos
Para la limpieza de líquidos corrosivos a lo largo de una amplia gama de pH o líquidos de proceso con un alto contenido de sal, por ejemplo después de TEM o aplicaciones de desbarbado de ECM, Rösler ofrece todas las centrifugadoras en una versión de acero inoxidable ya sea en AISI 316 o AISI 320.